Según los historiadores occidentales, las tensiones entre los gobiernos del Norte y del Sur desembocaron en la Guerra de Corea cuando el 25 de junio de 1950 el ejército de Corea del Norte cruzó el paralelo 38 que se consideraba la frontera política de la región. Esta guerra continuó hasta el 27 de julio de 1953, cuando el Comité de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), los voluntarios de la República Popular China y Corea del Norte firmaron el armisticio de la Guerra creando una zona desmilitarizada para separar a los dos países.

Corea del Norte fue dirigida por un activista revolucionario comunista que estudió en la URSS, desde 1948; nos referimos a Kim Il-sung a quien se le considera el fundador del país. Gobernó hasta su muerte el 8 de julio de 1994. Le sucedió en el poder, el 8 de octubre de 1997, su hijo Kim Jong-il quien fue nombrado Secretario General del Partido del Trabajo de Corea. En 1998 fue promovido a Presidente de la Comisión Nacional de Defensa y su posición fue declarada como «el cargo más alto del Estado». Las relaciones internacionales mejoraron un poco; hubo una cumbre Norte-Sur histórica en junio de 2000. Pero, las tensiones volvieron a aparecer con la reanudación por parte de Corea del Norte de su programa de armas nucleares, lo cual no gustó a EE.UU.

La economía del país cayó en picada durante el mandato de Kim Jong-il, no había comida en muchas áreas del país, aumentaron los presos políticos, y los disidentes y sus familias no solamente eran torturados sino que miles fueron masacrados, a esto hay que sumar los miles que murieron por las hambrunas intensificadas por el pésimo sistema de distribución de alimentos lo que hizo que numerosos norcoreanos penetraran ilegalmente en China en busca de alimentos.

Es sabido que Corea del Norte, como lo fue Albania en el pasado, se transformó en uno de los sitios más aislados del mundo, con severas restricciones en la entrada o salida del país. La prensa es controlada por el Estado y organizaciones de masas, y la ideología oficial del gobierno es la Juche, que consiste en no depender de los demás.

Corea del Norte un país capaz de desarrollar un ambicioso programa nuclear, con cada vez más potentes misiles balísticos, con una poderosa armada, con millones de soldados.Y al mismo tiempo un país caracterizado por el aislamiento, la miseria y las hambrunas. ¿Cómo puede ser que un país que no puede ni siquiera alimentar como es debido a su población tenga los recursos necesarios para construir un arsenal de misiles que ya podrían alcanzar a los Estados Unidos? ¿De dónde saca el dinero necesario para financiar estos programas? ¿Acaso China, Rusia, o Venezuela financian sus arcas? ¿Usan otros medios como la venta de drogas a gran escala?

Una investigación del programa Panorama de la BBC ha develó que una de las fuentes de ingresos del régimen norcoreano es la exportación de trabajo esclavo. Miles de norcoreanos son enviados a la fuerza, según dicho programa, y en condiciones de esclavitud. Entre los que los mayores receptores son China y Rusia, aunque hay muchos otros, incluso Polonia.

Ante esto las organizaciones mundiales de DDHH permanecen en silencio: Amnistía Internacional, Human Rights Watch, entre otras, no denuncian estas violaciones del régimen comunista. Los norcoreanos son enviados forzosamente mientras sus familias son retenidas como rehenes en el caso de que a alguno de ellos se le pasara por la cabeza abandonar el trabajo al que ha sido asignado o denunciara su situación. Esta práctica la conocí con algunos médicos cubanos enviados a Venezuela hace pocos años.

La dinastía Kim ha gobernado a Corea del Norte con puño de hierro y es poco lo que de ellos se sabe a pesar de que están gobernando por 72 años.

Lo que sabemos es que la dinastía Kim ha creado uno de los regímenes más herméticos del mundo, son tan herméticos que ni siquiera sus socios comunistas saben lo que realmente sucede en ese país. Un ejemplo es el de la pandemia del Covid-19; se piensa que miles han muerto contagiados y que miles están infectados pero nadie sabe la realidad. Kim Jong-un, al parecer, sufrió el contagio del virus pues estuvo desaparecido por más de un mes. Él instó a las autoridades de su país a mantenerse alerta contra el coronavirus, advirtiendo que la complacencia podría suponer una «crisis inimaginable e irrecuperable», según los medios estatales de Corea del Norte.

El líder norcoreano nacido en 1984 es realmente un joven de 36 años cuyo liderazgo ha seguido el mismo camino e culto a la personalidad de su abuelo y de su padre.

Este líder podría ser juzgado por crímenes de lesa humanidad. Él ha ordenado la purga, asesinato, y prisión de varios funcionarios. También se cree que ordenó el asesinato en 2017 de su medio hermano, Kim Jong-nam, en Malasia. Además, hizo ejecutar a un tío y a varios generales sospechosos de no serle leales. Ha presidido una expansión de la economía de consumo, proyectos de construcción y atracciones turísticas. Como se sabe Kim Jong-un también amplió el programa nuclear de Corea del Norte, lo que provocó un aumento de las tensiones en la crisis de Corea del Norte 2017-18. En 2018 y 2019, Kim participó en un proceso diplomático, reuniéndose con el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, y el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump; hasta el momento no se sabe si dichas reuniones fueron o no fructíferas.

En Corea del Norte al parecer ha habido algunos cambios políticos pero siempre considerando al aparataje familiar. La esposa del líder y su hermana, en especial Kim Yo-jong tienen cada día más apariciones públicas y esta última se perfila como sucesora. ¿Quiere decir esto que el joven mandatario tiene problemas de salud? El gobierno de Japón manifestó tener sospechas de que la salud de Kim Jong-un estaría en claro deterioro. Pero, la verdad es que todo esto es una incógnita como lo ha sido gran parte de su vida.

También es muy poco lo que se sabe de su hermana Kim Yo-Jong quien apareció en forma más asidua después de la supuesta enfermedad de su hermano en abril de este año. De allí parta delante ella fue considerada como sucesora de su hermano por las inteligencias de Washington y Seúl.

La sucesión se hizo más evidente cuando hace poco Pyongyang cortó sus comunicaciones con Seúl y destruyera la oficina de enlace que compartía con Corea del Sur. Estas acciones habían sido advertidas por la hermana del líder y esto demuestra que ella está detrás de una posición más agresiva hacia el sur, de la misma manera que lo hacía su hermano. Según la académica Kyung Ae-park, experta en Norcorea de la Universidad de Columbia “Es poco lo que se sabe de ella, pero sí es evidente que cada vez cobra más protagonismo como una suerte de mano derecha de su hermano. Hace discursos públicos, algo generalmente reservado al líder del régimen, y se ve que tiene influencia fuerte en el gobierno. Ya que Kim Jong-un es muy joven para tener un heredero a quien dejar a cago del país, así su hermana es la opción más fuerte”.

La dinastía Kim hará todo lo posible para quedarse en el poder. Las demostraciones de Kim Yo-Jong así lo demuestran y no sería raro de que ella y su hermano se deshagan de familiares si los consideran una amenaza, pues son una dinastía que literalmente fundó un país y un régimen…

Ph.D. Docente de TEW-Chile

e-mail: conchamh@gmail.com

La entrada ¿Continuará la dinastía Kim en Corea del Norte? se publicó primero en Noticiero Digital.


Source: 1

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here